Prensa

Noviembre 2016

El uso de Big Data en la Gestión HSEQ

Es un hecho que las Tecnologías de la Información llegaron para quedarse. La era de internet nos ha abierto un mundo de opciones en todos los ámbitos y ha mejorado sistemáticamente nuestra calidad de vida.

En la actualidad, se generan más datos que nunca. Más del 90 % de los datos del planeta se crearon sólo en los últimos dos años, y ahora estamos duplicando la velocidad con que se producen cada dos años. Esto no es extraño, ya que diariamente vamos dejando un largo rastro de información sobre nosotros. Recibos de tarjetas de créditos, facturas, email, mensajes de whatsapp, cartolas bancarias, posteos en redes sociales, búsquedas de google, planificación de ruta, respaldo de fotos, entre otros. De hecho la web se está convirtiendo en un gran repositorio de todos los registros que describen nuestra vida, nuestros gustos, actividades y rutinas.

Si bien mantener esta cantidad de datos fue alguna vez costoso y difícil, las capacidades de almacenamiento crecieron y los costos cayeron, y así los datos almacenados son ahora un recurso renovable. El espacio ya no es una limitante.

Pero los datos almacenados, son inútiles si no son analizados para transformarlos en información y producir conocimiento valioso que permitan ahorrar tiempo, dinero y prevenir accidentes laborales.

Hoy, con el uso de software y aplicaciones móviles innovadoras es posible enviar millones de bytes de datos en tiempo real a los tomadores de decisión de una organización, pemitiendo visualizar tendencias, correlaciones, comportamientos e incluso medir el impacto de las diversas actividades preventivas planificadas en las áreas, procesos o centros de trabajo. Hacer esto mejora el rendimiento y aumenta la productividad de forma nunca antes vista.

Los 4 pasos claves para transformar los DATOS HSEQ en RESPUESTAS son:

1. RECOPILAR. Siempre nos ha interesado reunir datos HSEQ con el propósito de mejorar las condiciones de seguridad de nuestras empresas. Pero muchas veces, los datos eran escasos y difíciles de capturar. Hoy, gracias a los dispositivos que se conectan a internet (smartphone, tablet, iwatch, sensores), tenemos la suerte de poder extraer más datos de cada proceso productivo, recopilarlos de formas más útiles y que generen resultados más estudiados. Para los profesionales de prevención de riesgos y para las empresas en general, los datos dejaron de ser un recurso escaso para convertirse en un recurso fundamental, renovable y cada vez más abundante.

2. ALMACENAR. La disminución de los costos de almacenamiento está permitiendo una nueva revolución impulsada por los datos. Hoy, las tecnologías en la nube ofrecen a los departamentos de prevención de riesgos un mejor acceso, más confiable, rentable y flexible para almacenar los datos generados.

De hecho, existe una creciente tendencia en los departamentos de prevención de riesgos de comenzar a almacenar (y compartir) en la nube, todos los datos históricos de la gestión preventiva realizada durante los años, registros de capacitaciones, inspecciones de seguridad, estadísticas ds 67,  investigaciones de accidentes, programas de vigilancia epidemiológica, informes cuantitativos de higiene ocupacional, auditorias, entre otros.

Como resultado, y a diferencia de otros recursos, los datos no se agotan luego de ser utilizados. Los datos constituyen un recurso renovable que se puede combinar con otros conjuntos de datos y utilizarlos para generar respuestas a preguntas que no podían preverse al momento de su creación. Por ejemplo, las inspecciones realizadas mensualmente por un grupo de supervisores no se utilizan solamente para definir quienes de ellos alcanzaron los mayores niveles de cumplimiento de los estándares corporativos, sino que también pueden ayudar a predecir el rendimiento productivo del avance de una obra según la epoca del año.

3. ANALIZAR. Los datos tienen valor cuando son comprensibles por las partes interesadas; de otra forma, no son más que un montón de observaciones aleatorias. Sólo se puede lograr la comprensión de los conocimientos que contienen los datos si se combina el ingenio humano con un software innovador.

Sigue siendo necesaria la creatividad (y conocimiento) de los profesionales de prevención de riesgos para formular las preguntas correctas y, luego encontrar las repuestas mediante la revisión, visualización y la interpretación coherente de los resultados.

Predecir la probabilidad de accidentes solía parecer inverosímil, pero ahora parece una situación inevitable. Ya en el año 2012,  la Carnegie Mellon University concluyó que los accidentes de trabajo pueden ser predecidos a partir del análisis de un conjunto de datos obtenidos de las observaciones de seguridad e incidentes/accidentes asociados a las mismas. Los investigadores concluyeron además que los datos proporcionados por las inspecciones de seguridad por sí sólos son un potente predictor de futuros accidentes.

Cuando los datos del presente se pueden comparar con los del pasado, muchas veces se pueden usar para ayudar a predecir el futuro.

4. TRANSFORMAR Y TRADUCIR. Nuevas herramientas de software brindan a los profesonales HSEQ la posibilidad de utilizar big data para tomar decisiones basadas en la información y no en la intuición. Estas potentes herramientas les están dando un propósito a los datos que nos ayudan a extrapolar, enfocar, visualizar, reflexionar, perfeccionar, modelar y predecir. En pocas palabras, estas herramientas transforman los datos en soluciones.

En resumen, para los profesionales de prevención de riesgos la posibilidad de reunir, almacenar, analizar y transformar los datos HSEQ, están dejando al descubierto nuevas e innovadoras oportunidades conducentes a mejores los planes de prevención de riesgos, generar diseños superiores y tomar decisiones más inteligentes en tiempo real.

-.-

Publicado en la revista HSEQ Innovation de ASONAPHSE

http://bit.ly/hsec_innovation2016

big-data

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *